Oración para obtener empleo

Niño Jesús

Divino Niño Jesús, intercesor en todo problema difícil, consígueme un empleo en que me realice como ser humano y que a mi familia no le falte lo suficiente en ningún aspecto de la vida. Que lo conserve a pesar de las circunstancias y personas adversas.
Que en él progrese mejorando siempre mi calidad de vida y gozando de salud y fuerzas. Y que día a día trate de ser útil a cuantos me rodean y prometo difundir tu devoción como expresión de mi gratitud a tus favores.Amén.
Anuncios

NOVENA DE LA CONFIANZA

En ti confío Oh Jesús, a tu corazón confío ( ésta alma, ésta pena, éste negocio), míralo, después haz lo que tu corazón te diga; deja obrar a tu corazón.

 

Oh Jesús, yo cuento contigo, yo me fío de Tí,  yo me entrego a ti, yo estoy seguro de Tí.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria

Sagrado Corazón de Jesús, en Tí Confío ( nueve veces)

 

Oh Jesús que has dicho:

” Si quieres agradarme, Confía en Mí;

si quieres agradarme más, confía más;

si quieres agradarme inmensamente, confía inmensamente;

las almas confiadas son las robadoras de mis gracias”


Yo confío inmensamente en Tí, En Ti Señor, espero; no sea yo confundido eternamente. Amen

Oración para obtener Serenidad

San José y niño Jesus

 

Niño Jesús:

Tú eres el Rey de la Paz; ayúdame a aceptar sin amarguras las cosas que no puedo cambiar.

Tú eres las fortaleza del cristiano; dadme valor para transformar aquéllo que en mí debe mejorar.

Tú eres la sabiduría eterna; enséñame en cada instante cómo debo obrar para agradar más a mi Padre Dios y hacer mayor bien a las demás personas.

Te lo suplico, por los méritos de tu infancia a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén.

 

Súplica para tiempos difíciles

 

Divino Niño Jesús:

Tengo mil dificultades: ayúdame.

De los enemigos del alma: sálvame

En mis desaciertos: ilumíname.

En mis dudas y penas: confórtame.

En mis soledades: acompáñame.

En mis enfermedades: fortaléceme

Cuando me desprecien: anímame

En las tentaciones: defiéndeme

En las horas difíciles: consuélame

Con tu corazón paternal: ámame.

Con tu inmenso poder: protégeme.

Y en tus brazos al expirar: recíbeme.

Amén.