Archivo del sitio

SALVAR ALMAS

jesus_y_la_oveja_perdida

¡Oh, Jesús, Redentor del hombre!, que tanto sufriste por el amor y la salvación de los pecadores, sabiendo que no todos iban a aceptar tu Sacrificio…

Yo quiero unirme a esos Tus sentimientos de Amor, de Perdón y Misericordia, y pedirte en este día la salvación de mil pecadores por cada latido de mi pobre corazón, unidos a los latidos del vuestro y a los del Corazón Inmaculado de María, vuestra Santísima Madre y nuestra, que nos disteis al pie de la Cruz.

Os lo suplico, por vuestra Preciosa Sangre y vuestra Divina Misericordia. Amén

Salva a millones de pecadores que van camino del infierno, porque están en pecado mortal y no tienen quien rece por ellos.VALIDA 24 HORAS.

Permitida su difusión. Pablo VI en A.A.S., 58-1966. 1185-1186

Anuncios

ORACIÓN DE OFRECIMIENTO DE VIDA

La Santísima Virgen favoreció con abundantes locuciones y visiones extraordinarias, durante varios años, a sor Natalia Magdolna (1901-1992) religiosa húngara, nacida cerca de Pozsony (la actual Eslovaquia) perteneciente a la congregación de Hermanas del Buen Pastor de Santa María Magdalena en Keeskemet. Su vida, estuvo llena de gracias sobrenaturales y de una intensa comunicación con Dios. Murió en olor de santidad, siendo de edad ya avanzada.

Victoriosa Reina del Mundo

Sor Natalia Magdolna

La oración y las promesas  que a continuación detallamos, están entresacadas de los varios mensajes que Jesús y María le comunicaron a ella y que fueron editados en el libro “La Victoriosa Reina del mundo” por Ediciones Xaverianas S.A. de C.V. Que puedes descargar aquí : la_victoriosa_reina_del_mundo

El padre Jeno Krasznay, director espiritual de sor María Natalia por algún tiempo, renombrado teólogo europeo y auxiliar del obispo Isvan Hasz, declaró verídicas estas experiencias místicas, así como las visiones y mensajes, tras un largo período de investigación y examen.

Nuestra Madre Celestial pide en especial a las madres de familia, que ofrezcan por amor su vida a las intenciones de su Inmaculado Corazón, para Ella poder ir salvando más y más familias de caer en el infierno.

La misma Virgen comenta:

En el corazón de muchas madres arde el dolor, se les oprime el corazón por el estado espiritual de sus hijos, por su conducta inmoral, por el destino de sus vidas más allá de la muerte. Por amor hacia ellas, movida de compasión, alcancé con mis ruegos las cinco promesas. ¡Que se consuelen, que ofrezcan con una entrega total todos los sucesos de su vida!”.

Para lo cual nos propone la ORACIÓN DEL OFRECIMIENTO DE VIDA, que se debe hacer con rectitud y seriedad, ofreciéndolo para mayor Gloria de Dios y bien de la Santa Iglesia.

Importante es comentar que tanto los mensajes y revelaciones, como las promesas y OFRECIMIENTO DE VIDA, gozan de permiso eclesiástico ya que el 16 de Julio de 1987 el obispo auxiliar de Guayaquil ( Ecuador) extendió el imprimi potest. Así mismo fue concedido el imprimatur por el padre Agustín Gutiérrez, Vicario General de la Arquidiócesis de Guadalajara. Mientras que el Nihil Obstat fue expedido por el padre Alberto Valenzuela, SJ. Censor delegado para tal efecto.

Promesas de María Santísima a quienes hacen el OFRECIMIENTO DE VIDA

Nadie de sus familiares caerá en el infierno aún cuando las apariencias externas lo harían suponer, porque antes de que el alma abandone el cuerpo, recibirán la gracia del perfecto arrepentimiento.

En el mismo día del ofrecimiento saldrán del Purgatorio todos los difuntos de su familia.

En la muerte estaré a su lado y llevaré sus almas a la Presencia de Dios sin pasar por el Purgatorio.

Sus nombres estarán inscritos en el Corazón de Jesús y en el Corazón Inmaculado de María.

Salvarán a muchas almas de la eterna condenación por este ofrecimiento unido a los méritos de Cristo. El mérito de sus sacrificios beneficiará a las almas hasta el fin del mundo.

Aclaración sobre el ofrecimiento

Es suficiente con hacer el Ofrecimiento de vida una vez, si se hizo con las disposiciones necesarias de humildad y amor. No obstante se puede renovar con frecuencia. Es preferible y hasta necesario estar en gracia cuando se haga.

Así lo confirmó el Redentor a Sor María Natalia:

Si alguien, hija mía, no hace sino una vez el Ofrecimiento de vida,

¿entiendes, hija? una sola vez, en un momento de gracia,

se encendió en su corazón el fuego de amor heroico.

¡Con esto selló toda su vida!

Su vida, aunque no piense conscientemente en ello,

ya es propiedad de los Sagrados Corazones.

Aunque un alma haya hecho otro ofrecimiento,

este lo compendia todo y está por encima de ellos.

Esta será pues, la corona, el aderezo más precioso

y el distintivo de su nobleza espiritual en el cielo”

Pueden hacerse también otros ofrecimientos personales, independientemente de este en cuestión.

 

ORACIÓN DE OFRECIMIENTO DE VIDA

Mi amado Jesús,

delante de las Personas de la Santísima Trinidad,

delante de Nuestra Madre del Cielo

y toda la Corte celestial,

ofrezco, según las intenciones de tu Corazón Eucarístico

y las del Inmaculado Corazón de María Santísima,

toda mi vida, todas mis santas Misas,

Comuniones, buenas obras, sacrificios y sufrimientos,

uniéndolos a los méritos de tu Santísima Sangre

y tu muerte de cruz:

para adorar a la Gloriosa Santísima Trinidad,

para ofrecerle reparación por nuestras ofensas,

por la unión de nuestra santa Madre Iglesia,

por nuestros sacerdotes,

por las buenas vocaciones sacerdotales

y por todas las almas hasta el fin del mundo.

Recibe, Jesús mío,

mi ofrecimiento de vida

y concédeme gracia para perseverar en él fielmente,

hasta el fin de mi vida. Amén.

Regalo para el Niño Dios

Mientras el mundo se atomiza y desintegra por el odio de los hombres y de los pueblos, Jesucristo quiere renovarlo y salvarlo por el amor.

Nace Jesús

El Dios Creador de Cielo y Tierra se hace hombre en un pequeño niño que nace hoy.

¿Qué regalarle al Niño Dios?

El mejor regalo…Almas!!

Sus preciadas almas, las que ha amado hasta el extremo.

Jesús quiere que se eleven hacia el cielo llamas de amor que neutralicen las llamas del odio y del egoísmo.

A tal efecto, enseñó a Sor M. Consolata Bertrone un Acto de Amor sencillísimo que debía repetir frecuentemente, prometiéndole que cada Acto de Amor salvaría el alma de un pecador y que repararía mil blasfemias.

¿Quieres ofrecerle un regalo al Niño-Dios? 

Repite conmigo la fórmula de este Acto de Amor:

 “Jesús, María, os amo, salvad las almas”

Allí están los tres amores: Jesús, María, las almas que tanto ama Nuestro Señor y no quiere que se pierdan, habiendo por ellas derramado Su Sangre.

“Consolata, dí a las almas que prefiero un Acto de amor a cualquier otro don que pueda ofrecerme”… “Tengo sed de amor”… (16 de diciembre de 1935).

Le decía Jesús: “Piensa en Mí y en las almas. En Mí, para amarme; en las almas para salvarlas (22 de agosto de 1934). Añadía: la renovación de este Acto debe ser frecuente, incesante: Día por día, hora por hora, minuto por minuto”(21 de mayo de 1936).

 ¿Cuántos Actos de Amor le obsequiarás hoy?

A %d blogueros les gusta esto: