Archivo del sitio

#DEVOCIÓN COMUNIÓN REPARADORA DE LOS 5 SÁBADOS PRIMEROS DE MES

bannerpromoción

Hay una hermosa profecía que nos llena de Esperanza:

Al final mi Inmaculado Corazón triunfará

Pero ¿Cómo podemos trabajar para que ese triunfo llegue?

Respondamos al llamado de Nuestra Madre: Hagamos REPARACIÓN!

Detalles de cómo realizar la Reparación de los 5 Sábados Primeros de Mes

 

Anuncios

JACULATORIAS DE ARREPENTIMIENTO

arrepentimiento

JACULATORIAS DE ARREPENTIMIENTO

Jesús mío, ¡Te amo sobre todas las cosas!

Por amor a Ti, me arrepiento de todos mis pecados.

Me duelen también los pecados de todo el mundo.

¡Oh Amor misericordioso!,

en unión con nuestra Madre Santísima

y con su Corazón Inmaculado,

Te suplico a Ti perdón de mis pecados

y de todos los pecados de los hombres, mis hermanos,

hasta el fin del mundo!

¡Mi amable Jesús!,

en unión a los méritos de tus Sagradas Llagas,

ofrezco mi vida al Eterno Padre,

según las intenciones de la Virgen Santísima Dolorosa.

¡Virgen María, Reina del Universo,

Intercesora de la Humanidad y esperanza nuestra,

ruega por nosotros!

DEVOCIÓN AL DESOLADO CORAZÓN DE JESÚS

Desolado corazón de Jesús

Desolado corazón de Jesús

La Santísima Virgen nos pide que se de a conocer la devoción al Desolado Corazón de Jesús  .  Esta devoción va a reparar las heridas causadas a Su Corazón, y ayudará a detener el brazo de la Justicia. Jesús promete que  las personas devotas a Su Desolado Corazón:

-Recibirán el valor para defender la verdad, sin importar la oposición.

-Si son perseguidos por el abuso de autoridad, recibirán la gracia de perseverar en la rectitud.

-Recibirán favores extraordinarios por medio de la intercesión del Inmaculado Corazón de María, pues Ella está muy agradecida con los que buscan consolar a Su Hijo.

La devoción al Desolado Corazón puede ser rezando las siguientes oraciones:

ORACIÓN AL DESOLADO CORAZÓN DE JESÚS: 

Desolado Corazón de Jesús, ayuda a cada alma a reconocer la necesidad de trabajar en su salvación en todo momento presente.  Muéstrale las formas en que se aparta de ti, y cómo lastima Tu Corazón.  Lleva a cada alma a la luz de la verdad en donde ya no lastimará Tu Desolado Corazón.  Amén.

CONSAGRACIÓN AL DESOLADO CORAZÓN DE JESÚS:

Querido Jesús, deseo con todo mi corazón sosegar Tu Desolado Corazón.  Tú ves las almas que caen en la perdición en cada momento presente a causa de negociar la verdad y del abuso de autoridad.   Acepta, en expiación por las espinas y la herida de Tu Desolado Corazón, las cruces grandes y pequeñas que sufro todos los días.  Te ruego que corrijas las conciencias para que vivan en la verdad y ejerzan rectamente cualquier posición de autoridad.  Amén.

JACULATORIA

Desolado Corazón de Jesús, ten misericordia de mí.

EN ALGUNA NECESIDAD:

Inmaculado Corazón de María, mira mi devoción al Desoladísimo Corazón de Tu Hijo, y concédeme este favor:___________. 

PARA MITIGAR LAS PRUEBAS:

Desoladísimo Corazón de Jesús, sumerge ésta petición ( nombrarla)  en la Sangre Preciosa que fluye de Tu Desolado Corazón. Que se haga la Divina Voluntad de Dios. Amén.

OFRECIMIENTO AL PADRE ETERNO

Sagrado Corazón

Padre Eterno, te ofrezco el Sagrado Corazón de Jesús con todo su amor, todos sus sufrimientos, y todos sus méritos:

    1. Para reparar los pecados que he cometido éste día y durante toda mi vida. Gloria al Padre…

   2. Para purificar el bien que he hecho con negligencia en éste día y durante toda mi vida. Gloria al Padre…

   3. Para suplir a las buenas obras que debería haber hecho y que descuidé en este día y durante toda mi vida. Gloria al Padre…

Una religiosa clarisa, recién muerta se apareció a su abadesa o madre superiora, mientras que la abadesa rezaba or el alma de la fallecida. En ese momento, la difunta habló diciendo ” Yo fui admitida directamente al Cielo, porque, mediante ésta oración que yo rezaba todas las noches, se pagaron todas mis deudas”

(Con ésta oración NO SE INTENTA REEMPLAZAR LA CONFESIÓN)

SONETO A CRISTO CRUCIFICADO

 

Jesus crucificado

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera
.

A %d blogueros les gusta esto: